Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

'El sacrificio de un ciervo sagrado' de Yorgos Lanthimos

Yorgos Lanthimos regresa con un nuevo ejercicio moral para sacudir nuestra conciencia. Su nueva ficción, que podríamos denominar como thriller sobrenatural, vuelve a impactarnos del mismo modo en el que el griego nos tiene acostumbrados, contorsionando aún más su excéntrica visión de la sociedad

Publicado: 29/11/2017

'El sacrificio de un ciervo sagrado' ('The killing of a sacred deer') nos explica la vida de un cirujano, Steven, el cual es sometido a una situación inexplicable propia del universo del director, donde sus familiares serán víctimas de una desgracia enigmática y misteriosa. Colin Farrell y Nicole Kidman constituyen la pareja protagonista de la cinta, un matrimonio con dos hijos a su cargo, interpretados por Rafey Cassidi y Sunny Suljic.

La película nos trae de vuelta los personajes huecos, las conversaciones planas e infantiles, las acciones inverosímiles e ilógicas. Toda la genética Lanthimos sigue estando presente. Los comportamientos siguen heredándose, reproduciéndose y propagándose como un desorden mental en la población. Su universo vuelve a mostrarse tal y como lo recordábamos, como si todas sus obras coexistieran en el mismo tiempo y espacio. Aquí tendría cabida el grupo Alps, apareciendo por los pasillos donde trabaja Steven, o esa chica que se escapa finalmente de un maletero del mismo párking del hospital. Pero a estas alturas ya tendríamos que saber que estamos ante un director que no sólo ha sabido crear una obra, sino que también ha creado un estilo y un género que siempre nos golpea con cada acción de sus muñecos.

La fotografía vuelve a ser impecable, planos fijos enmarcando acciones, a veces asimétricos, y sutiles travellings que nos remarcarán que su dirección artística siempre está a la altura de las circunstancias. Su compañero Thimios Bakatatakis siempre nos ofrece una limpieza visual que hipnotiza, mostrándonos ese blanco hospital aséptico, que revolverá nuestra mente cuando empecemos a conocer a Martin. Este adolescente (Barry Keoghan) se convertirá en un peculiar amigo del cirujano después de que su padre falleciera por una supuesta negligencia de Steven. Contemplaremos a un protagonista incapacitado ante hechos no demostrables. Un castigo divino providente de Martin operará el pasado y el presente, donde juzgará mediante un poder omnipresente. Aquí se debe señalar la gran actuación de Keoghan, destacando por encima de Kidman y Farrell, un chico perspicaz y astuto, siempre seguro de sus acciones, confeccionando una imagen universal y todopoderosa, que nos gustará y repugnará a partes iguales.

El director juega con un detalle seco e intrínseco, explicándonos un hecho que no contemplaremos en ningún momento. Lentamente, observaremos que la figura del chico será eje central de la trama, trasladándonos a una enfermedad que recaerá sobre las decisiones de Steven. Se introducirá en la cotidianidad del matrimonio de una manera simbólica y metafórica, sembrando cautelosamente el escepticismo que tanto alabamos de Lanthimos. El guión vuelve a escribirlo junto con Efthymis Filippou, con el que ya ha trabajado con anterioridad. Pero aquí la fórmula creada por ambos sobrepasa los límites de esa docilidad y sumisión que siempre permitimos al director. Notamos que ya estamos delante de una obra demasiado lejana a nuestro entendimiento, dejándole consentir algo mágico y sobrenatural que deberemos creernos sin más. Aunque no es menos cierto que en 'Langosta' ya existía esa incomprensible sala de transformación persona-animal. Pero, aún así, esa sala era un estado de finalización, no un proceso que iremos observando a lo largo de la cinta y que sustenta todo el recorrido del guión. Es por ello que una vez finalizada percibimos una obra vacua, con un desenlace y una imagen final no tan impactante como en sus anteriores obras. La crudeza de los comportamientos humanos resulta confusa por algo que se escapa a nuestra razón.

No obstante, si sabemos dejarnos llevar y volvemos a abrir nuestra mente, dejando pasar todo pensamiento de Lanthimos, veremos una idea desnuda y despojada de todo alarde sentimental. Un film directo a descolocarnos, con esa fuerza áspera y brusca que nos involucrará hasta hacernos quedar paralizados, contemplando una obra extraña e inteligente. Descubriremos una ingeniosa mentalidad, pura e íntegra, desnuda, desobedeciendo la integridad del guión, pero que aún así agitará nuestra visión de la conducta humana. Esta vez el griego nos ha obligado a creer en él, pero confiamos en que ahora que se ha atrevido a traspasar finalmente los límites donde nos tenía acostumbrados, sus nuevas obras nos muestren nuevos niveles de brutalidad humana y nos obligue, de verdad, a quedar inmóviles en nuestra butaca.

Alicia Escribano

Tags:

Novedades en Septimovicio



Tags populares