Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

'The neon demon' de Nicolas Winding Refn

La desangrada e impecable Jesse nos abre lentamente el decorado de la belleza, una perfección de falso entarimado que abrirá nuestros ojos desde el primer minuto, atrayéndonos hacia una simbología vaporosa que nos descubrirá el demonio que toda modelo lleva dentro.

Publicado: 24/11/2016

Nicolas Winding Refn nos presenta 'The neon demon', su inmaculada visión ante el oscuro mundo de la belleza en el escaparate de la moda. El director danés bebe directamente de la sangre de 'Suspiria' y 'Showgirls' para recrear su nueva obra audiovisual, en la que la joven Jesse (Elle Fanning) ingresará en una agencia de modelos para poder brillar en las portadas y, al unísono, desnudará los diferentes aspectos de este infierno acristalado.

Su anterior obra, 'Only God forgives', trastornó a la crítica y tuvo una oscura recepción entre el público. Su narración dispersa y onírica fragmentaba a más de uno en su butaca, alejándose de los principios que pudimos ver en la aclamada 'Drive'. Aún así, NWR ya exploró este terreno en 'Valhalla rising', y vuelve con este demonio siguiendo la estela de ambas predecesoras, recreándose de manera exponencial en una arquitectura visual y metafórica, componiendo un caleidoscópico film alejado de convencionalismos. Cannes abucheó e insultó incluso al propio director durante la premiere de esta nueva cinta, ya que es una apuesta tan efímera que puede considerarse vacía y pretenciosa, pero esta ligereza representa un elemento más en un largometraje donde nuestra reacción y crítica participa en la propuesta. Su fragilidad y vacuidad forma parte del todo, residiendo dentro del gran concepto del film. NWR ha llegado a crear un nuevo género hueco que traspasa las fronteras del metacine. Bello y pulcro, una poesía visual de gran carga metafórica.

La pureza del color salmón vestirá la apariencia de esta joven huérfana, aparentando ser una chica indefensa entre los perfiles biónicos de Gigi, Sarah y Ruby (Bella Heathcote, Abbey Lee y Jena Malone respectivamente). Un triángulo magenta que se preocupará por la novedad, la virginidad e inocencia que acaba de aparecer sobre las brillantes tinieblas. Pero NWR no tardará en mostrarnos que Jesse es algo más que esa suave piel de ternura, introduciendo un gato montés en las sombras de su interior. Una fiera escondida en sus entrañas y que ella reconoce como el demonio dorado de la divinidad. Un arma que utilizará para enfrentarse al reflejo de esos tres fantasmas y poder destacar en el mundo de la pasarela. Destellos de odio y envidia se magnificarán cuando la joven promesa vampirice a sus rivales (almas obsesionadas por el sol de invierno), arrodillándolas para lamer su sangre fresca, momento en el que contemplaremos la exhibición de sus hechizos.

Los sueños del diamante en el mar de cristal presagiarán su sombrío progreso, seduciendo al azul y convirtiéndolo en rojo, besando sus múltiples reflejos, cuyos espejos protagonizan sus diferentes apariencias. Y es aquí donde el director nos presenta a una modelo difícil de digerir, con múltiples vértices y aristas, y entonces aprenderemos que 'The neon demon' es una potente propuesta con una inmensa paleta de colores. La fotografía fluorescente de Natasha Braier capturará nuestra atención, transformando este demonio en una angelical Elle Fanning que llegará a embelesarnos, abstrayéndonos de la propia historia, devorando cada gesto, cada paso, deseando ser ella en cada escena. Su mirada perfumada impregnará nuestra retina acristalada, magnetizándonos con su poder de convicción. El danés nos describe un símbolo de apariencia frágil pero con una inteligencia peligrosa.

El resplandor de sintetizadores de Cliff Martinez hará desfilar a estas modelos en una intermitente conexión neuronal, cautivándonos a través del sonido y la imagen, enmudeciendo el film para sentir una satinada electrónica que desvestirá nuestras sensaciones. Delicadas limaduras gotearán perfectamente sobre sus escenas, acompañando sus eléctricas poses hacia un espectáculo audiovisual que confirmará, finalmente, el denominado cine neón.

Con todo esto vemos que NWR ha sabido crear, una vez más, una mitología visual repleta de simbolismos. El triángulo magenta, las tres vampiras hambrientas que se inyectan belleza, son una clara referencia de los arquetipos que oprimen nuestra sociedad a base de insustanciales necesidades, pero desgraciadamente la electricidad de la belleza es la energía que nos impulsa en nuestra actual vida para llegar a amar a una persona. A no ser que sigamos siendo de aquellos que señalamos la Luna y seguimos creyendo en su interior y el poder que ejerce sobre nosotros. Porque, como todos sabemos, la Luna es ese ojo que todo lo ve.

Alicia Escribano

Tags:

Novedades en Septimovicio



Tags populares