Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Cannes 2010: "I wish I knew"

El contrapunto que ofrecen los fotogramas de “Suzhou River” de Lou Ye a la reedición de las mismas tomas en un Shanghai contemporáneo en perenne proceso de construcción, sirve como paráfrasis de las convicciones y los ideales que Jia Zhangke modela en “I wish I knew”, último documental de una de las voces más provocadoras de la Sexta Generación, que, como en su precedente, la muy superior “24 City”, aborda también breves pasajes ficcionados que nos recuerdan quien lleva la batuta tras la cámara.

Publicado: 29/05/2010

Tomando prestado el título de una canción del legendario Chet Baker, Zhangke prescinde de la fertilidad conceptual y la competencia argumentativa de “Useless” para firmar un errabundo compendio entre lo clandestino y lo institucionalizado, concebido, en un principio, como eje inaugural de la Exposición Universal que estos días se celebra en la gran metropolí asiática. Dieciocho entrevistas sin cronología alguna, registradas en espacios no siempre casuales (desde un edificio abandonado a orillas del puerto hasta un suntuoso ático en el centro de la ciudad), que intentan una vez más arrojar luz sobre los tabúes históricos que todavía hoy arrastra el pueblo chino, partiendo de los desmanes del Kuomintang, las turbulencias de la Revolución Cultural y los consecuentes flujos migratorios hacia Hong Kong y Taiwán propiciados por el ascenso al poder del comunismo.

Evidenciando su búsqueda de una mayor accesibilidad mediante el impacto directo y el testimonio en primera persona, el de Fanyang recoge y selecciona la memoria oral de su nación. A veces son historias de alianzas imposibles en pos de los derechos humanos o remembranzas cargadas de pesimismo para aquellos que dieron su vida frente al invasor japonés. En otras ocasiones nos interpelan entre recriminaciones a un funcionariado corrupto y frías miradas hacia los estratos sociales que hoy gozan de opulencia. Mientras el espectador occidental corre el riesgo de extraviarse en un laberinto de situaciones e incidentes que le son del todo ajenos, los distintos relatos hallan su compañero natural en el jugoso material de archivo (ya sean imágenes del siglo pasado o fragmentos de los trabajos de Wang Bing), las recreaciones en estudio de la masacre de Nanking y los imponentes planos generales de la urbe del futuro, fotografiados con absoluta clarividencia por Yu Lik Wai, sempiterno colaborador del director de “Naturaleza muerta” que reanuda el oficio que mejor conoce tras su fallida "Plastic City". Zhangke imprime tímidamente su sello personal captando las taciturnas idas y venidas de su musa Zhao Tao, encarnación del espíritu silente pero inquieto de la capital, efervescente hervidero de mutaciones políticas, económicas, sociales y culturales.

Sin duda, el mayor interés de “I wish I knew” reside en su componente cinéfilo. Las apariciones de las actrices Wei Wei, Rebecca Pen y Barbara Fei o los cineastas Wang Tung y Hou Hsiao Hsien (este último recabando anécdotas sobre el rodaje de “Flores de Shanghai” a bordo de un tren, guiño inequívoco a su propia filmografía) vindican para el celuloide un margen de libertad y acción, de capacidad de maniobra como buque insignia de los artistas contra la injusticia y la coerción. Sobresaliente reflexión para una película rota por su denodada pretensión de exhibirse como tratado definitivo, cuando en realidad no puede escapar de su condición de producto inacabado, de narración inconclusa.

David López

Tags:

Gerard A. Cassadó en 04/01/2012

Excelente artículo. Felicidades!

Novedades en Septimovicio



Tags populares