Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Cannes 2010: "Centurion"

Ejercicio de acción, camaradería y cinefilia a la mayor gloria del talento narrativo de Neil Marshall, ya convertido, y por derecho propio, al menos para quien esto escribe, en el auténtico discípulo emocional de John Carpenter.

Publicado: 25/05/2010

Como éste, rellena su entramado de antihéroes que no pretenden serlo, amistades grupales al filo del abismo, antagonistas a la altura de sus oponentes, sitiados amenazados por fuerzas imparables, supervivientes por encima de todo y de todos, anacronismos funcionales, parajes siniestros, conspiraciones al más alto nivel urdidas por políticos miserables, acción continua, diálogos precisos, cielos esplendentes y un inteligente uso de la planificación escénica y del montaje.

Primaria y violenta, como el resto de la filmografía de su autor, compensa su falta de pretensión argumental con una ingente dosis de cinismo. Amparándose en él, quizá por todo lo antedicho, Centurión se revela como un (ultra)lúdico western de acción visceral travestido para la ocasión de película de romanos y bárbaros que no solo se niega a dar un respiro hasta su plano final sino que da mucho más de lo que promete: por ejemplo, una última secuencia de indudable aroma poético, singularmente bella, que cierra este relato de conquistadores condenados a huir con el rabo entre las piernas con una gozosa vindicación de la libertad individual, no podía ser de otro modo, en el peor de los contextos posibles.

Y es que Centurión es, y no tiene ninguna pretensión de parecerlo, una cinta de autor entrevelada en una película de evasión como las de antes, con pocos medios y mucha voluntad para que no se note, concebida en el punto más álgido de la carrera del británico Neil Marshall, un director cuyas habilidades y aptitudes nunca nos cansaremos de vindicar: es lo que tiene descubrir a un mito cuando comienza a serlo.

J.P. Bango

Tags:

Novedades en Septimovicio



Tags populares