Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Naoko Ogigami: "Adoro a Todd Solondz"

Como no podía ser menos, Naoko Ogigami, la directora de "Glasses" ("Megane"), irradia el mismo halo de cordialidad y ternura que desprenden los personajes de su filmografía. Encantadora y amable, la japonesa ha charlado con Séptimo Vicio sobre "Megane", sus trabajos previos o los referentes cinematográficos que han influido en su trayectoria.

Publicado: 02/05/2009

Tanto "Megane" como "Kamome Diner" son auténticos cantos a la vida mundanal y apacible.

"Yoshino Barber", mi primer proyecto, fue un trabajo muy íntimo y personal. Disfruté mucho aquella experiencia, fue realmente excitante. Todo lo contrario me sucedió con "Koi wa go-shichi-go!", una película que filmé en Japón, donde convertirte en realizador es muy complicado, ya que el ascenso es gradual, escalonado. Uno empieza como asistente de dirección en una industria donde en ocasiones nos enfrentamos a graves faltas de compañerismo. Por eso mi tercer largometraje lo rodé en Finlandia, donde el sistema de trabajo es radicalmente distinto. La gente no tenía prisas, todo era más sosegado. Una forma de vivir que contrasta con el ritmo de la sociedad japonesa. En Tokyo me sentía fuera de lugar, era imposible rodar en esas condiciones. Afortundamente, para "Megane" encontré esa localización de ensueño donde todo el equipo podía relajarse. Supe desde el primer momento que era el lugar ideal para situar la historia.

En "Megane" es particularmente significativo que apenas se describa la situación de los personajes, no hay interés por profundizar.

No quería contar nada sobre sus vidas. Si le daba pistas al espectador, me preocupaba que ello arruinase ese estado de relajación que quería transmitir. En el guión intenté evitar las preguntas personales para no romper con el estado de sosiego.

¿Crees que en "Megane" los detalles se abordan desde un punto de vista femenino?

En primer lugar intento construir desde un punto de vista humano, pero evidentemente creo que al ser mujer aporto esas pinceladas, aunque muchas veces sea muy sutil.

Ayer, durante la proyección, las risas del público fueron constantes. ¿El humor es universal?

Sí, es increíble comprobar como una comedia española funciona a la perfección en Japón. Es el caso concreto de Pedro Almodóvar. En Japón la gente ríe y disfruta de sus películas. Creo que todo depende de la naturalidad con la que se presenten las situaciones y los personajes.

En ese sentido, ¿cuál ha sido la recepción en Japón? ¿Y en el extranjero?

Los japoneses, antes de reír, dudan. Sin embargo, cuando la película se proyectó en Berlín, la gente enseguida conectó con el humor de la película y la acogida fue excelente.

Como otros realizadores coetáneos, en tu filmografía se produce un vaivén de géneros. Comedia, melodrama o incluso terror, caso de "Ayako", tu primer cortometraje.

¿Habéis visto "Ayako"? Cuando me enfrento a un proyecto, nunca pienso en registros. Escribo lo que quiero independientemente del género al que se suscriba. A veces me sorprende descubrir en un videoclub cómo han clasificado mis cintas.

En "Kamome Diner" se aprecia cierta influencia del cine de Kaurismaki.

Sí, es cierto. Me gusta el cine de Aki Kaurismaki. Su humor es único. Nadie habla y los personajes apenas si se ríen. ¡Me resulta tan llamativo!

En esta línea, ¿cuáles son tus referentes?

Adoro a Todd Solondz, me encanta "Happiness".

En la misma "Kamome Diner", trabajaste a partir de material ajeno, la novela de Yoko Mure.

Fue un proceso curioso. Le pedí que escribiese una novela que más tarde yo adaptaría. El escritor era un hombre mayor y la historia no era lo que esperaba. Me sentía limitada. No era capaz de poner en práctica todo aquello que había aprendido en la facultad. Aún así era una oportunidad que no quería desaprovechar y finalmente puse mi propio granito de arena.

A lo largo de tu breve trayectoria has repetido con algunas actrices como Masako Motai o Satomi Kobayashi.

¡A Masako la admiro desde mi adolescencia! La primera vez que rodé con ella estaba muy nerviosa. No podía ni dirigirla. Reconozco que cuando escribí el libreto de "Megane" pensaba exclusivamente en Masako y Satomi. Sus interpretaciones superan cualquier expectativa. Incluso parecía innecesario que las dirigiese.

¿Algún nuevo proyecto?

Mi intención es regresar a Estados Unidos para filmar allí. Será una película distinta a "Megane", tal vez con un protagonista masculino. Después de conocer mundo gracias a mis viajes por festivales de todo el globo, desearía tener la oportunidad de trabajar en muchos países, incluso en España.

Entrevista: David López / María José López

Traducción: Lucy Tillet

naokopic

Novedades en Septimovicio



Tags populares