Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

A Serbian Film

Es, A Serbian Film, de Srdja Spasojevic, un film truculento, concienzudamente provocador, que pretende no tanto esconder sus limitaciones (que las tiene, especialmente referidas a su puesta en escena) en sus numerosos episodios de violencia y sexo como asegurarse una prolija participación en los festivales de cine más extremos de todo el mundo, al menos, en aquellas sesiones más desprejuiciadas donde tengan cabida, con los aficionados en plena ebullición, su incesante colección de secuencias de impacto que, a modo de resumen, incluyen una elevada dosis de sexo (protésicamente explícito), violencia (no menos incontestable), abusos de toda índole (incluidos pederastas), violaciones (a granel), tortura (desafiantemente gratuita), asesinatos hiperbólicos (alguno de estos ítems se sirven, a modo de cóctel, en una única secuencia), y pequeños retazos de crítica social (nunca relevante, con la crisis económico-generacional como ajustado telón de fondo).

Publicado: 14/08/2010

El grado de provocación es tal (y tan falto de gusto) que, sólo un vistazo somero a alguno de los descriptores que con denodado esfuerzo cataloga la IMDB en sus páginas, ya nos da una buena pista de cómo el primero de los objetivos que persigue el realizador y guionista serbio es conseguido con creces, también gracias a una indisimulada, por su parte, ausencia de autocontrol. El segundo de los objetivos, ya entramos dentro del análisis argumental, lo pretende cuando trata de hacernos cómplices de la historia de  Milos, un ex actor porno retirado, adicto a los recuerdos (que seguramente lo ubican como una leyenda en el contexto cinematográfico para adultos en los años 90) y a los videos vhs de carcasa pringosa, padre de familia venido a menos, también económicamente, que trata de salir de la crisis retomando viejos hábitos y adicciones, por ejemplo: su trabajo, aceptando el rodaje de una nueva película porno-experimental, de tintes revolucionarios y amplias pretensiones,  comandada por un extraño personaje, de pose y actitud diablesca,  que pretende, a través de la deconstrucción de las temáticas (que no del lenguaje) del cine porno, ofrecer al espectador más conformista justamente lo que quiere, siquiera subrepticiamente, sobre todo cuando trata de satisfacer sus pulsiones más primarias.

Tras una media hora inicial de narrativa plana (falso realismo social aliñado con insertos soft) y una puesta en escena telefilmesca (algo que el director de fotografía es incapaz de eludir durante toda la cinta), A Serbian Film despliega su particular orgía de provocaciones nonsense, con el protagonista (entro)metido (y nunca mejor dicho) en una obra pornográfica pero de arte y ensayo, asiduamente saboteada por ornamentos grotescos (un niña devorando su helado mientras su madre maltratatada realiza una felación al protagonista), de creciente intensidad (y no aptas para estómagos y/o conciencias sensibles), hasta que el propio rodaje (y su vida, por ende) termina por convertirse en una snuff movie de innegable calado escatológico. Es, en ese momento, cuando Srdja Spasojevic se auto-invita a desanclarse, también formalmente, elevando el nivel de su score (no solo en cuanto refiere a su intensidad) y de su narrativa,  permitiéndose alguna que otra licencia sofisticada (algo que se agradece) alternando un jugoso flashback (que persigue una intención climática) con una resolución de tintes trágicos (en formato elíptico: un final sorprendente para una película desposeída de elipsis); una conclusión que tiene tanto de expiación existencial como de drama inexorable (tal y como están las cosas, nada invita al optimismo en tiempos de crisis).  Nunca un discurso tan grave (e interpretado por unos actores tan serios y adustos) dio para tantas sonrisas (siempre furtivas) en la cara de un espectador demasiado habituado a este tipo de productos, especialmente en el ámbito de los festivales de género, aún cuando se le presentan en formatos tan hiperbólicos (y también paradigmáticos: finalmente, y a pesar de la verborrea intelectualoide tras la cual se escuda uno de los personajes antagónicos, Vikmur, su forma de actuar resulta, en esencia,  estereotipada, diríase que extraída abruptamente de una secuela de Hostel).

Es, en fin, A Serbian Film una obra tantas veces gruesa como hilarante, atropelladamente imperfecta,  vulgarmente grotesca, (finalmente indigesta), que muestra la cara menos amable (y más exportable) del nuevo cine serbio de género, una cinematografía cuyo interés creciente se adviene, ya lo advertimos en la estupenda cinta de animación Technotise Edit and I, con la ruptura de todos y cuántos límites argumentales resulten ocurrentes, incluida la posibilidad de violar a un recién nacido todavía asido a su madre por el cordón umbilical. Reprochable epítome de mal gusto y afán provocador (sí, presente en esta cinta), repleto de ínfulas autoparódicas (es lo que tienen los extremismos), cuya acumulación y abuso sofoca alguna de las propuestas más críticas (y potencialmente sugestivas) que se vierten en la película, especialmente aquellas que refieren a la realidad serbia surgida tras la Guerra.

J. P. Bango

Tags:

errático método en 09/03/2011

Gracias por tu claridad. Me ha resultado útil tu crítica, lo suficientemente matizada como para entender que ésta es una película que no quiero ver.

Pienso como tú, la crítica es un género literario, el uso del lenguaje es uno de sus centros de atención porque, lo que trata de compartir y crear, es la experiencia.

Saludos.

J. P. Bango en 08/11/2010

Es interesante lo que comentas, David. Hace años, intentaba explicarlo en este artículo:

http://elzoomerotico.blogspot.com/2008/03/criticando.html

Sigo pensando, como entonces, que la crítica de cine es un (sub)género literario, que no debe conformarse con la mera enunciación (de defectos y virtudes), con el gusto de uno como catalizador exclusivo; no digo con ello que siempre se consiga (nadie está salvo de la pretensión) pero no está de más intentarlo...

Como ejercicio (menor, subsidiario) de pretensión literaria (que no periodística), esta crítica está sometida, a su vez, a crítica (faltaría más); así que bienvenido sea tu comentario, (de)constructivo o no.

Alex en 07/11/2010

Si viendo un partido de fútbol, el comentarista en lugar de gritar "Golazo por la escuadra" gritase "Espectacular tanto en el que el esférico de cuero se ha introducido en la meta accediendo por el vértice superior de la portería" me parecería ridículo. Aplíquese a esta reiew.

R.J. en 06/11/2010

vale, pero ... de qué va la peli???

David en 06/11/2010

"Reprochable epítome de mal gusto y afán provocador (sí, presente en esta cinta), repleto de ínfulas autoparódicas (es lo que tienen los extremismos), cuya acumulación y abuso sofoca alguna de las propuestas más críticas (y potencialmente sugestivas) que se vierten en la película, especialmente aquellas que refieren a la realidad serbia surgida tras la Guerra."

-Con mi más humilde sinceridad me gustaría criticar constructivamente la crítica que J.P.Rango ha hecho de esta película.Bien.Vamos allá.

-Ni que de decir tiene que el que escribe la review posee un vocabulario exquisito,abundante y fuera de lo normal en un hispanohablante y al alcance de muy pocas personas incluida yo(que ya lo quisiera),pero es que para mi,intenta demostrarlo y dar fe de ello en cada linea que escribe.
Y es ahí cuando el mismo se ahoga en sus propia sapiencia como muestra el párrafo que resalto al principio de mi intervención.
Parece que la review está escrita con la intención de demostrar al lector lo capaz y virtuoso que es jugando con la gramática y la profunda intelectualidad de su redactor hasta tal punto que uno se olvida de que película está hablando e intenta bucear en que es lo que se está contando y como lo está haciendo,y este es el principal problema.
La crítica de cine debería centrarse y centrar al lector en lo que el redactor ha visto con sus propios ojos y no intentar convertirse en una corta pieza de arte,porque para ello ya está la poesia y la literatura.Tomando en cuanta eso y sometiendose al papel de redactor y no de exánime escritor se conseguiría con la misma cultivada palabreria una profunda reflexión en el lector de lo que trata la película y no de como se ha intentado contar la misma.
Porque lo de "ínfulas autoparódicas" me parece estrujar nuestra gramática demasiado para contar algo más llano y sin tanta profundidad, y que con esto no deseo ni desprestigiar la mano de J.P Rango ni poner en tela de juicio su labor en esta página solo me queda decir que con lo que escribo en estas lineas lo único que intento poner es un granito más de arena en su desarrollo como crítico de cine.

Sin más...Un cordial saludo!

Anónimo en 06/11/2010

Es mas repugnante la crítica que el film en sí.

j, p. bango en 27/10/2010

Gracias por tus palabras (y apoyo) maese REFO.

REFO en 27/10/2010

GRANDÍSIMA REFLEXIÓN.

Nunca una película tan difícil de criticar ha quedado tan bien rubricada por una pluma que escribe con contundencia y sabiduría.

Es una lástima que haya gente que no sepa valorar este esfuerzo.

Un saludo.

Trololó en 26/10/2010

Tu crítica tiene mucha palabrería rimbombante y un excesivo uso de paréntesis que hacen perder el hilo de la idea de fondo.

Vine por una crítica a esta película y terminé criticando la gramática de la crítica, hahahah

Ivan en 01/10/2010

Tendré que verla, pero mucha palabrería para un review de cine, no?

eduedu en 22/09/2010

Dificil introducir un spoiler en este artículo, ya que para que haya spoiler debe haber un argumento, y esta "película" no la tiene....

Martin en 21/08/2010

Odio cuando alguien en una review tira spoiler sin aviso previo, por suerte ya habia visto el film, y por cierto, este film te queda demasiado grande y se nota en tus palabras.

Saludos.

Novedades en Septimovicio



Tags populares