Septimo Vicio - El cine visto desde otros t iempos

Mumblecore (III): 'Frances Ha' de Noam Baumbach

Un retorno al cine indie propuesto por Jim Jarmusch que también rememora a la nouvelle vague y los grises flotantes de François Truffaut.

Publicado: 04/04/2014

Actualmente en alza gracias a su interpretación en 'Desde Roma con amor', Greta Gerwing emergió con 'Hannah takes the stairs' de Joe Swamberg (producida por Noam Baumbach) de la escena low-cost de la era digital conocida como mumblecore para explorar territorios vírgenes y convertirse en musa de toda una hornada de cineastas, que influidos por el estilo indie de John Cassavetes empuñaron la filosofía del 'do it yourself'. La californiana, que ya había trabajado con Baumbach en 'Greenberg', vuelve a asumir el papel principal en 'Frances Ha', además de colaborar en los pormenores del guión. Pese a su participación en proyectos de mayor presupuesto, la actriz, en un nuevo rol hecho a medida, se mantiene en la senda de las producciones de bajo coste y diálogos ágiles, donde los protagonistas representan a toda una generación de jóvenes desorientados como ya expuso la aventajada Dia Sokol en 'Sorry, thanks'.

La cinta, fresca y espontánea pero también profunda, es un viaje a ninguna parte. En un intento de huir de la realidad, la protagonista encarna magníficamente las contradicciones de una mujer insegura, Frances Halladay (Greta Gerwing), que un tanto desgarbada se mueve a su manera por las calles de Nueva York. Es una obra femenina en progreso que no tiene casa y vive con conocidos. Considera que su nombre es excesivamente largo como para entrar en el hueco del buzón que se reserva para el nombre del propietario, así que decide abreviarlo: Frances Ha. Próxima a la treintena, la chica, que es bailarina pero con excaso talento y poco dinero, aún no ha orientado ni su vida profesional ni sentimental. Así que inventa una falsa solidez y fantasea con un futuro laboral que no puede alcanzar. Aunque flirtea con un chico, no se siente especialmente vinculada a él y se escabulle como un gato cuando le propone vivir bajo el mismo techo. Sin embargo, con su amiga Sophie (Mickey Sumner, hija de Sting), que lo es todo para ella, mantiene una especie de relación platónica adolescente no correspondida.

Con ecos de 'Manhattan' y 'Annie Hall' de Woody Allen, el escenario neoyorquino, ese hogar por excelencia de damas de ficción acomodadas (caso clásico de Holly, a la que daba vida una sofisticada Audrey Hepburn que desayunaba con diamantes; o, Hannah, el ejemplo más reciente, la 'girl' ideada por Lena Dunham), arropa a una caótica Gerwing, que domina cada escena de la película. Se muestra encantadora durante una breve mirada que apunta a la intinidad de una mujer heterosexual, que centrada en encontrarse a sí misma pierde la motivación para buscar novio.

Haciendo uso de un blanco y negro quebradizo, el director homenajea a sus principales influencias y retorna al cine indie propuesto por Jim Jarmusch; también rememora a la nouvelle vague y los grises flotantes de François Truffaut, que con música de Georges Delerue refuerza la intención. Al margen del desarrollo narrativo habitual, la cinta se compone de fragmentos, retales de vida e instantes fugaces de su protagonista. A partir de pequeños momentos y detalles, se ilustran las mentiras piadosas que sustentan el mundo ilusorio de la chica. El último film del creador de 'Margot y la boda' es una comedia sutil (la carcajada no es su objetivo) que reflexiona sobre la confusión que provoca la madurez, la ineludible posibilidad de cometer errores y los sinsabores del autoengaño. Además, plantea las contradicciones y los avatares de las relaciones humanas (tópico por excelencia de todo el movimiento mumblecore).

M. J. López

Tags:

Novedades en Septimovicio



Tags populares